En las últimas semanas se han dado varias noticias que nos hablan de cómo usar la meditación o el mindfulness con los más pequeños de la familia.

Una de las noticias proviene de los EEUU donde una escuela de primaria ha decidido cambiar el castigo tradicional por  la práctica de la meditación, con resultados muy satisfactorios (1).

Mucho más cerca se sitúa la segunda noticia, en Manresa, donde se está implementando el mindfulness como una actividad extraescolar más para los niños (2).

En Centro Psico Lleida y Psilomed in situ, des del equipo de Psicología utilizamos en nuestra práctica clínica lo   mindfulness, la sofrologia y las técnicas de relajación con Realidad Virtual (3) de manera habitual en las sesiones con adultos y niños.  Estas tres disciplinas y la meditación tienen como objetivo común el trabajo de la atención plena. Entendemos por atención plena, la capacidad que tenemos para centrarnos voluntariamente en algo. Este algo puede ser nuestro interior como por ejemplo la respiración o el latido del corazón o también el exterior, como por ejemplo el canto de los pájaros o los ruidos cotidianos. En ambos casos somos nosotros los que decidimos dónde poner nuestra atención y cuándo esto pasa,  somos capaces de gestionar mejor todo el mundo de los pensamientos. ¿No habéis tenido nunca la sensación conforme no podéis parar de pensar en algo, o incluso que os cuesta coger el sueño porque no podéis desconectar de los pensamientos? Pues esto tiene solución, y es aprender a gestionar las emociones y los pensamientos mediante las técnicas de atención plena, mediante el mindfulness, la sofrología y las técnicas de relajación.

Lo interesante de éstas dos noticias que hoy compartimos con vosotros es que se centran en los más pequeños para enseñarlos a hacer aquello que tanto cuesta a los adultos. Si ya desde pequeños/as aprenden a gestionar las emociones y los pensamientos, estamos potenciando que en el futuro sean jóvenes y adultos con una buena salud mental.  Y que algo tan común como el estrés,  lo sepan gestionar y por lo tanto vivir mucho mejor.

¿No habéis probado nunca que quiere decir hacer un ejercicio de atención plena? Pues ahora es el momento. Sólo necesitáis tener un minuto y tener el móvil a mano. Buscad la aplicación del móvil de cronómetro y programadlo para que suene una alarma en un minuto. Antes de iniciar este minuto, quiero que os sentéis en una silla de manera que la espalda quede apoyada, y las piernas y los pies formen un ángulo de noventa grados. Las manos tienen que estar encima de las piernas, cerca de las rodillas y los hombros tienen que estar relajados. Esta es la posición básica, no necesitáis nada más.

Cuando estéis a punto inicias el cronómetro para empezar y cerráis los ojos. Una vez cerrados los ojos sólo os tenéis que concentrar en cómo es vuestra respiración normal, es decir como el aire entra por la nariz y sale por la boca, sólo esto. Como el aire entra por la nariz y sale por la boca.

A priori puede parecer fácil pero en breve os asediarán los pensamientos cotidianos y justamente el objetivo del ejercicio es que os concentréis plenamente en la respiración y dejéis pasar los pensamientos, simplemente no ponéis atención en ellos, porque toda vuestra atención tiene que estar focalizada en la respiración. Cuando suene la alarma abrís los ojos.

Este ejercicio lo podéis practicar vosotros y también hacerlo con vuestros/as hijos/se, dedicar un minuto al día conjuntamente la atención llena en vuestra respiración. Un minuto al día, nada más.

Si queréis más información sobre el mindfulness, la sofrologia o las técnicas de relajación (con y sin realidad virtual) podéis poneros en contacto con nosotros. Disponemos de talleres para los más pequeños, para adultos y también por padres e hijos conjuntamente para aprender la esencia de estas disciplinas y así disfrutar de una mejor salud mental.

Fuentes:

(1)Un colegio de primaria cambia los castigos por clases de meditación y el resultado es sorprendente

(2) Mindfulness per als més petits, una extraescolar que agafa força a Manresa

(3)‘Mindfulness’ i realitat virtual per tractar el TDAH al Vall d’Hebron