Hoy quiero hablaros de una profesión de importantes funciones,  que además  respeto y  me maravilla, la Logopedia. Este post recordará sus funciones,  su importancia  y porque es una parte crucial de nuestro equipo interdisciplinario.

La confusión sobre el papel del logopeda, es todavía patente HOY. Realmente, aún parece que para estar familiarizados con esta profesión,  tengamos que tener un caso cercano, que acuda al logopeda. Por ejemplo, un niño que tenga un retraso en la adquisición del lenguaje o con disfunción masticatoria –  deglutoria,   un adulto que haya padecido un ictus y realice la rehabilitación logopedia,  etc.  Si,  la logopedia abarca todas las edades, dado que por distintas causas, tanto menores como adultos,  podemos ver alterado nuestro lenguaje, la base de la comunicación. Ya sea porque no oigamos, porque no podamos hablar, porque no comprendamos o no nos comuniquemos de forma adecuada.

Y es que,  la Logopedia está integrada dentro de las Ciencias de la Salud, y por ello debería estar presente tanto en sector hospitalario como el educativo, de hecho ya tiene cierta presencia y forma parte del equipo interdisciplinario de los centros de atención temprana,  junto a los psicólogos y los médicos. Aun así su presencia aun hoy es insuficiente.

Además todavía no se tiene suficientemente en cuenta el carácter preventivo de la logopedia y su potencialidad en el desarrollo del lenguaje. Si así fuera, veríamos los avances que realizan los pacientes que acuden a estos profesionales.

LA LOGOPEDIA CONSIGUE PROGRESOS RÁPIDOS Y EFECTIVOS 

Los progresos que realizan de la mano de la logopeda tanto los pequeños y mayores son objetivables. Sólo es necesario acudir con regularidad y constancia y atender las recomendaciones del/la profesional.

Esta fue una de las cuestiones que me fascinaron de la logopedia: lo rápido que se observa la mejora en los pacientes que acuden al/la logopeda.  En niños, son portavoz de estas rápidas mejoras los propios padres,  que agradecen y valoran el papel de éste profesional. El niño mejora su comunicación y su frustración se reduce hasta desaparecer, ¡porque su entorno lo comprende! ¡Imaginaros! ¿Por qué resistirnos a un cambio así? Es frustrante incluso para los padres.

Lo mismo podemos decir de la intervención en logopedia en adultos, por ejemplo, en la neurorehabilitación de pacientes que han padecido accidentes vasculares (ictus), se puede hablar de un patrón de recuperación que se completa en el  95% de los casos, a las 13 semanas.  Aunque varía en función de la gravedad del ictus, es un patrón de recuperación excelente.

¿PORQUÉ HAY QUE VALORAR TANTO LA LOGOPEDIA?

  1. Porque aborda la comunicación. Y La comunicación humana es como el flujo sanguíneo, ha de fluir, existir, nos da confianza y nos hace formar parte de nuestro entorno. De modo que cualquier dificultad debería atenderse de forma inmediata.
  2. La Diplomatura de logopedia aborda el lenguaje y la comunicación desde la perspectiva médica, psicológica, lingüística y educativa. Por lo que simplificar sus conocimientos es un grave error.
  3. Sus logros cómo disciplina de ciencias de la salud son objetivables
  4. El/la paciente, adulto o pequeño, lo agradece y su entorno también porque vivencian los cambios en primera persona.
  5. La logopedia es vocacional. Soy testimonio, lo presencio con los propios profesionales de nuestros equipos,  les apasiona, se implican y lo transmiten. Para nosotros los/as psicólogos/as es enriquecedor trabajar con ellos/as, nos retroalimentamos de conocimientos y motivación.

Seguro que existen más motivos, pero deseo y espero haberos transmitido la importancia de estos/as excelentes profesionales y compañeros/as.